Jueves, 30 Marzo 2023 08:49

La democracia paritaria, eje del segundo coloquio del ciclo “Feminismos siglo XXI. Diálogos entre la cuarta ola y la reacción machista”

Escrito por G.C.
Soledad Murillo, Octavio Salazar y Blanca Rodríguez. Soledad Murillo, Octavio Salazar y Blanca Rodríguez. P.S.

Soledad Murillo, exsecretaria de Estado de igualdad y profesora de Sociología en la Universidad de Salamanca, y Blanca Rodríguez, profesora de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla, han sido las protagonistas del segundo coloquio del ciclo “Feminismos siglo XXI. Diálogos entre la cuarta ola y la reacción machista”, organizado por la Cátedra de Estudios sobre las Mujeres 'Leonor de Guzmán' y la Cátedra UNESCO de Resolución de Conflictos de la UCO. El debate fue moderado por el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Córdoba, Octavio Salazar.

Se inició el debate con los dieciséis años transcurridos desde la aprobación de la Ley de Igualdad de 2007 hasta la regulación actual. Soledad Murillo recordó cómo entonces, cuando hablaba de permiso de paternidad, los empresarios mostraban su perplejidad ante esta propuesta. Con ello, lo que se pretendía era evitar que los padres tuviesen que negociar la atención a los hijos en las primeras semanas de vida. La experiencia ha demostrado, afirmó, que hay que ser firmes en el camino.

También la regulación paritaria de listas electorales ha demostrado que es necesario no desfallecer en la lucha por alcanzar estos objetivos. Octavio Salazar recordó los actuales datos de representatividad política que se acercan ya al objetivo del 50% pero que, no obstante, en administración local, por ejemplo, aún están muy lejos: solo el 21,74% son alcaldesas. O en la Administración de Justicia, donde, a pesar de la mayoría de juezas, en el Tribunal Supremo hay 55 hombres y 6 mujeres; o los Tribunales Superiores de las Comunidades Autónomas, que solo cuentan con la presidencia de 2 mujeres. Blanca Rodríguez señaló al respecto que las listas paritarias han sido un gran logro pero, desde luego, no pueden considerarse como un fin en sí mismas, sino como un medio para alcanzar una paridad real. La paridad en las listas no significa que haya una paridad real en el poder político. Puso como ejemplo las comisiones legislativas del Congreso en las que más de dos tercios las presiden hombres. Hay que llevar el concepto al ámbito de las cuotas de poder.

La profesora Rodríguez también habló de la “ciudadanía sexuada”, concepto en el que se determina “la atribución de roles ciudadanos en función del sexo biológico”. El Estado es formalmente binario entre un sexo público y otro doméstico. La vida privada sigue siendo un reto. Soledad Murillo apuntó que esto tiene mucho que ver con el hecho de que las mujeres opten o no a un puesto político. Hay una expropiación de oportunidades que se da en el poder, no son problemas de conciliación sino de corresponsabilidad. Hay un hecho claro: en política hay más hombres con pareja que mujeres con pareja. Esto es indicativo de que los hombres soportan peor a la mujer política, es más complicado asumir ese rol; por ello, señaló Blanca Rodríguez “hay que reconstruir la sociedad a partir de la vida doméstica”. Se preguntó Soledad Murillo: “¿Estás para mi o estás conmigo”, pues esta es la cuestión para dilucidar, dado que la autodeterminación personal es la clave en esta cuestión de roles. Así que el espacio público es masculino por defecto y el doméstico lo es femenino, remarcó.

El debate concluyó planteando la necesidad de eliminar el concepto del “síndrome de la impostora” que angustia a muchas mujeres cuando están en el espacio público y sustituirlo por el “síndrome de la atrevida”, pues hay que perder el miedo a equivocarse y a estar en permanente escrutinio. Finalmente se abrió un interesante coloquio entre los asistentes para dar respuesta a otras inquietudes planteadas sobre la temática debatida.

Autoridades académicas junto a organizadores y ponentes.

Información adicional

Visto 2019 veces Modificado por última vez en Jueves, 30 Marzo 2023 08:54