Martes, 25 Julio 2023 12:20

El huerto social, que han puesto en marcha Cáritas e IN-HABIT, comienza a dar sus frutos

Escrito por UCC+i
Huerto social del proyecto IN-HABIT Huerto social del proyecto IN-HABIT

A través de un curso de formación en huertos urbanos el proyecto europeo está investigando la doble vertiente social y medioambiental para incrementar la salud y el bienestar en personas con riesgo de exclusión

El huerto social de la Casa de Acogida 'Madre del Redentor' de Cáritas Diocesana en Córdoba empieza a dar sus primeros frutos. El curso de formación, ofrecido por ADECCO, que ha puesto en marcha el proyecto de investigación europeo, IN-HABIT, coordinado por la Universidad de Córdoba, en colaboración con Cáritas, está destinado a personas en riesgo de exclusión social y tiene como finalidad una doble vertiente social y medioambiental.

Así lo explica la coordinadora de IN-HABIT, María del Mar Delgado, “el objetivo es que esta formación permita, a las personas que viven en este centro, incrementar su bienestar y su salud a través del aprendizaje de habilidades sociales y profesionales mediante esta formación en huertos urbanos”.

La idea de este proyecto de colaboración surge al observar “a un colectivo importante de personas que tienen muchas carencias en materia de salud mental”, según explica Marta de Luna, profesora de Ciencias y alumna de máster de la UCO que está realizando su TFM sobre estas actividades. De esta manera, explica que la investigación trata de encontrar la conexión entre el medio físico y las relaciones humanas, ya que ambas tienen mucho que ver con la felicidad y el bienestar de las personas.

“Así, se han diseñado dos líneas de trabajo que tratan, por un lado, de dotar a las personas de esas capacidades que les permitan poner en valor recursos que tienen y a veces ni conocen. Y, por otro, habilitar espacios verdes a través de las prácticas del curso, porque se ha demostrado que el contacto con la naturaleza tiene un poder sanador”, añade De Luna. Marta también apunta también el positivo impacto psicológico que tienen este tipo de formaciones en personas en riesgo de exclusión social, ya que al generarse este espacio donde poder crear vínculos de convivencia, les ayuda en su crecimiento personal.

Nacho Sánchez, formador de este curso, afirma que, efectivamente, este huerto es la excusa para ahondar en el trabajo personal de las personas sin hogar que participan en el curso. Y, a su vez, alaba el esfuerzo físico que los integrantes están demostrando, haciendo referencia a una cadena de trabajo que comienza en la Universidad de Córdoba y que termina en los usuarios que trabajan diariamente en esta huerta.

Por último, José Luis Rodríguez, director de la casa de acogida, no dudó en ofrecer este espacio al proyecto IN-HABIT para realizar las prácticas del curso y así renaturalizarlo. “Este rincón estaba en desuso, por lo que es una bendición para nosotros que se estén cumpliendo los dos objetivos que nos habíamos propuesto con esta formación y que ha permitido que las personas se unan con un fin común”, concluye.

Información adicional

Visto 1653 veces